Ya estaba todo decidido: bajar y pisar tierra.