Sólo había que vivir


-¿Por qué no se lo dices?
-No lo sé.
-Sí lo sabes.
-Entonces... ¿Para qué preguntas?
-Por la misma razón que tú esperas.

Categories: Compartir

Dejar un comentario