PRISA



Pero, ya sabes, eso es otra cosa diferente, no nos urge.
Porque la prisa -dices- no es llegar a hora
A ningún lado,
Concebir ningún trayecto como quien mira pasar a dos rendidos.
Ni siquiera es -esa prisa-, algo que a nosotros
-Tú y yo-
Pueda confundirnos si es que, acaso,
Decidiéramos salir  de este refugio -o de esta cama-;
Del tumulto temporal en que existimos  cuando todo

Se parece desvestir -sin prisa ya- de toda duda. 

Categories: Compartir

Dejar un comentario