Impromptu. Un proyecto compartido. Una música de pares








Todo lo que suena está vivo. O eso creemos, deberíamos creer los hombres. La voz en la mañana, la risa contenida bajo los balcones, en las entradas; el animal que llama al animal desde muy dentro, como queriendo redoblar la vida en el aullido. Cualquier intento es sonido: puedo, te repites o cantas para ti y para el mundo siempre atento. La música es el caudal inagotable, el verbo redoblado en para siempre, la posibilidad de ampliar los márgenes de la garganta, el sentido tan frugal de lo finito en que —a veces— creemos habitar y es al contrario.

He aquí, por tanto, un principio. Un modo de aunar dos tiempos para los que ¡quién sabe! sólo exista uno: el propio oído. El tuyo. 
Composición, interpretación y grabación de piezas musicales, a modo de eco, inspiradas en ellos, en los textos como parte del conjunto.


...


IMPROMPTU I

Perdonar a tu pasado, ese acto, debe ser bien parecido
Al hecho de vencer, como una espiga, libre de su cerca y su armadura;
De la simiente primera e, incluso, del viento necesario
O de la meta,
La cansina pretensión con ojos de futuro
Tendiendo indefectible a la palabra por encima del objeto
Y de ella misma:

¡Creced, multiplicaos!.

Quizá —¿quién niega al muerto?—,
Quizá la luz sea eso. 

IMPROMPTU I  (Por Javier Riba)




IMPROMPTU II

(Regreso a casa y, sin embargo, no hay más que una mujer que hila.
Pero, ¿es sólo una mujer? ¿Es mi mujer?
Vacío estoy de mí y de otros muchos. No siento más que el peso del
viaje. -¡Oh, Eumeo, viejo amigo! ¿Podrías tú decirme cómo he llegado,
desde dónde?-.
La gracia del dolor es el dolor mismo. ¿No es, pues, la misma vuelta, el
mismo hogar el que halla?. -No huyas del pecado. ¿Acaso no es la
voz, la misma voz que pide, aquella que de siempre ha tenido la razón,
toda?-.
Marchaos de esta casa o seré yo el que tenga que partir de nuevo.
No hay naves suficientes, ni hombres en el mundo que puedan entender
mi historia ahora).

IMPROMPTU II (Por Javier Riba)







Categories: Compartir

Dejar un comentario