Neco

"[...]Mamá quizá sabía que hacer otra cosa era ser otra persona, tener una vida diferente y, me temo, no estaba —nunca lo estuvo demasiado— dispuesta a correr el riesgo. Eso también es importante. Saberte débil y abandonar tu suerte a esa debilidad de infante, quién sabe si de soldado raso pero feliz con su horizonte. Supongo que cambiar es arriesgarlo todo. Enterarte tarde de que no eres quien creías y que nada será nunca suficiente. Un cambio tras otro cambio. Esa será la inercia. Mamá no era de ese tipo. Ella era soldado raso. Con la cocina tenía suficiente. La cocina y aquel álbum viejo de fotos que siempre rodaba, lleno de manchas y de migas, por la mesa que había bajo la ventana que daba al jardín y donde cada mañana y cada tarde y cada noche nos alimentábamos como familia. Los tres. Callados. Como esperando que aquella misma ventana se cayera hecha trizas y diera paso a la puerta por la que, al fin, entrase alguien".


Categories: Compartir

Dejar un comentario