domingos

Porque la añoranza está en todo.
No sólo en mí.

   -Aunque no lo entiendas-.