Lunes

A lo inservible como a la voz callada
ante el decir de otra voz que no conoce.
A la luz que se presiente sin ser luz
batida a la mitad de cualquier noche.
A ti, que no eres nadie y te imagino
vestido de domingo, 
alto,
asomado a la única ventana de la sombra.
A mí, vano espacio que pretendo lo demás
sin saber siquiera cómo hará la vida
para citarme hoy y que la escuche.




Categories: Compartir

Dejar un comentario