nostalgia



Un grito sordo de la naturaleza: la nostalgia no existe. Y en vez de un precipicio, un vuelo rasante sobre aquello que los hombres llaman su futuro, anclarse de raíz es lo que cuenta. Aproximar más el centro, la luz incendiaria de los días de forma que acontezcan, que sean, que se cumplan.

Categories: Compartir

Dejar un comentario