Perímetro del tiempo


PERÍMETRO DEL TIEMPO

En ese mismo instante, una corista rubia de nombre impronunciable hacía  la primera audición de su carrera; un caco perdonaba a su robando al ver la foto de un perro entre sus bienes; un cura bordeaba su fe habiéndose marchado en la homilía; una frutera tapaba una naranja podrida con dos sanas; un gorrión cogía las cáscaras de pipas que un anciano pisaba con la vida puesta en el garrote y una niña también, en ese mismo instante, miraba al cadáver en la acera. ¡Apártese!, gritaba —en ese instante— un policía. Como si el muerto fuese a recoger sus partes una a una. 
  


Categories: Compartir

Dejar un comentario