Jugar es estar siempre de permiso